Oro

…En aquella laguna de Guatavita se hacía una gran balsa de juncos, y aderezábanla lo más vistoso que podían… A este tiempo estaba toda la laguna coronada de indios y encendida por toda la circunferencia, los indios e indias todos coronados de oro, plumas y chagualas… Desnudaban al heredero (…) y lo untaban con una liga pegajosa, y rociaban todo con oro en polvo, de manera que iba todo cubierto de ese metal. Metíanlo en la balsa, en la cual iba parado, y a los pies le ponían un gran montón de oro y esmeraldas para que ofreciese a su dios. Entraban con él en la barca cuatro caciques, los más principales, aderezados de plumería, coronas, brazaletes, chagualas y orejeras de oro, y también desnudos… Hacía el indio dorado su ofrecimiento echando todo el oro y esmeraldas que llevaba a los pies en medio de la laguna, seguíanse luego los demás caciques que le acompañaban. Concluida la ceremonia batían las banderas… Y partiendo la balsa a la tierra comenzaban la grita… Con corros de bailes y danzas a su modo. Con la cual ceremonia quedaba reconocido el nuevo electo por señor y príncipe.

— Juan Rodríguez Freyle

Advertisements

39°58′00″N 4°05′00″

Menorca, na terceira semana do mes de Agosto do ano 2016. Velaquí unha pequena porción das estampas que ei lembrar nos vindeiros anos do meu paso pola illa de Menorca (a Minorica dos antigos romanos). Nas miñas lembranzas, a calor da tardiña, a cor do mar, os sete faros, o sen fin de camins de cavalls desembocando nas calas recónditas e xa non tan paradisíacas pero tamén as taulas, as navetas e talayots, o Monte Toro, ao San Joan e a Catedral de Santa María de Ciudadela, o convento do Carme en Mahón e a fortalesa de la Mola.

– Vent tramuntana, si no mor als tres dies, dura una setmana.